sábado, 9 de octubre de 2010


http://t1.gstatic.com/images?q=tbn:3YDRIJwEURzAuM:http://1.bp.blogspot.com/_-llAJsUjc9c/S3Ydmmq-edI/AAAAAAAAABc/BJuGXDgI_wo/S1600-R/unidep.jpg

MATERIA: TEORIA DE LA EDUCACIÓN
NOMBRE DEL CARLOS MANUEL MARTÍNEZ ALVAREZ
BIBLIOGRAFÍA: W. BOYD, PLATO’S, REPUBLIC FOR TODAY, HEINEMNSNN, LOUNDRES, 1962.
R.C. LODGE, PLATO’S, THEORY OF EDUCATION, KEGAN PAUL, LONDRES, 1947.
TEMA: TEETETO                                                                                                                             08/09/10
TEETETO
El oficio de partear, tal como yo lo desempeño, se parece en todo lo demás al de las matronas pero defiere en que yo lo ejerzo sobre los hombres y no sobre las mujeres, y en que asisten al alumbramiento, no los cuerpos sino las almas. Por otra parte, yo tengo de común con las parteras que soy estéril en punto a sabiduría, y en cuanto a lo que muchos me han echado en cara diciendo que interrogo a los demás y que no respondo a ninguna de las cuestiones que se me proponen, porque yo nada se, este cargo no carece de fundamento.
La prueba es que muchos que ignoraban este misterio y se atribuían a si mismos tal aprovechamiento, hablándome abandonándome antes de lo que convenía, ya por desprecio a mi persona, ya por instigación de otro, desde aquel momento han abortado en todas sus producciones, a causa de las malas amistades que han contraído, y han perdido por una educación viciosa lo que habían ganado bajo mi dirección.
A los que hablan de mi les sucede lo mismo que a las mujeres embarazadas; día y noche experimentan dolores de parto e inquietudes más vivas que las ordinarias que sienten las mujeres. Alguna vez también, Teeteto, cuando veo alguna cuya alma no me parece preñada, convencido de que no tiene necesidad de mi, trabajo con el mayor cariño en proporcionarle el acomodamiento, y puedo decir que con el socorro de dios conjeturo felizmente respecto a la persona a cuyo lado y bajo cuya dirección debe ponerse.
La razón que he tenido para extenderme sobre este punto, mi querido amigo, es que sospecho, así como tu dudas que tu alma este preñada y a punto de partir. Muchos en efecto, querido mío, se han irritado de tal manera cuando les combatía alguna opinión extravagante, que de buena gana me hubieran despedazado con sus dientes.
No pueden persuadirse de que yo nada hago que no sea por cariño hacia ellos, y que yo no obro así porque  les tenga mala voluntad, sino porque no se me es permitido en manera alguna conceder como verdadero lo que es falso, ni tener la verdad oculta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario