sábado, 9 de octubre de 2010

JOHN DEWEY


http://2.bp.blogspot.com/_RbBS89mj9cU/S0tfTuXSDzI/AAAAAAAAABk/K5K9BtDAUlw/S240/logo+unidep.jpg
REPORTE DE PRÁCTICA
UNIVERSIDAD DEL DESARROLLO PROFESIONAL
LIC. EN EDUCACIÓN
TEORIAS DE LA EDUCACIÓN
JOHN DEWEY
CARLOS MANUEL MARTÍNEZ ALVAREZ
BIBLIOGRAFÍA: TEORIAS DE LA EDUCACIÓN FREMOSO ESTEBANEZ, PACIANAO
TRILLAS. MEXICO
PAG. 163,171
                            CARLOS MANUEL MARTÍNEZ ALVAREZ
               __________________________________________
                                          FIRMA                        28/SEP/2010

JOHN DEWEY
John Dewey (1859-1952), nació en la ciudad de Burlington, estado de Vermont, en la región rural de Nueva Inglaterra, en Estados Unidos, el mismo año en que Carlos Darwin publico su Origen de las especies y Carlos Marx la critica de la economía política, Dewey paso de la escuela a la universidad de Vermont, que estaba a media manzana de su casa, donde estudio filosofía con el fin de obtener el grado de licenciado en letras. Una vez graduado en Vermont trabajo brevemente en varias cosas, de manera principal en la enseñanza, y luego se matriculo en la universidad Johns Hopkins, de Baltimore, en el estado de Maryland. Tras su especialización en 1884, Dewey fue de las primeras personas que obtuvo el título del doctorado completamente en Norteamérica. También aquí sus estudios fueron de filosofía, que durante todo ese periodo estaba dominada por la escuela alemana de pensamiento. El propio Dewey tuvo que estudiar esta filosofía para su doctorado e incluyo profundamente en su pensamiento, aunque luego intento radicarla, durante sus primeros años de docencia entre 1884 y 1994, primero en la universidad de Michigan y luego en la Minnesota, tal fue el contenido general de los cursos que daba. En 1894 acepto una investigación para enseñar como profesor de filosofía en la universidad de chicago, cargo que acepto a condición a que pudiera disertar también sobre pedagogía: el arte y ciencia de la enseñanza. Durante los diez años siguientes dirigió el estudio de la educación en chicago, y en 1904paso al teachers college, de la universidad de Colombia, de nueva york, donde permaneció hasta su jubilación en 1930, en los siguientes 22 años siguió activo en la educación y ejerció profunda influencia hasta su muerte.
Características principales del pasamiento educativo de Dewey.
Las tesis de Darwin habían destrozado al hombre de su lugar como centro del universo, a la par que antropólogos como Malinowski y Fraser mostraban cual variadas y relativas eran las practicas humanas, mientras que G.H. Mead hacía lo mismo en sociología. La psicología empezaba a surgir a partir del examen de la naturaleza del hombre, este creciente movimiento hasta el relativismo social requería de una teoría filosófica general, que fue proporcionada por el incisivo pensamiento de Charles Sanders Peirce concentro su atención en el “acto”, o sea en las acciones o medios a través de los cuales los hombres consiguen sus propósitos. Su filosofía es compleja, pero en líneas generales sostiene que el conocimiento solo puede ser acerca de las consecuencia de las acciones. De inmediato, queda excluida la metafísica, y el conocimiento se ve solamente como a conocimiento de efectos; la verdad es simplemente la observación de las consecuencias del actuar.
Dewey se intereso por la educación y la institución de la escuela porque creía que la filosofía, es en esencia, es la teoría generalizada de la educación. Las ideas de Rousseau y sus seguidores, el modelo tradicional seguía siendo dominante. La educación, en buena parte, se concebía como el proceso de la instrucción formal primordialmente en los elementos relacionado con las letras y con las habilidades vocacionales respectivas y secundariamente como adquisición de una amplia gama de conocimientos.
El cometo de la escuela era iniciar al niño en la cultura de la civilización, pues a medida que la mente se disciplinaba se formaba el carácter ético, como la literatura, el lenguaje, la historia, la geografía, las matemáticas, y así sucesivamente, el paradigma más usual sobre lo que era la mente, era la idea aristotélica de la Tabula rasa o pizarra en blanco, que tenía capacidad latente de recibir y ordenar el conocimiento, de igual manera se creía en el siglo XIX que la mente poseía capacidades especificas o “facultades”, como la memoria, la voluntad, la perseverancia, que se podían fortalecer mediante el ejercicio; de manera especial ejercicio verbal.
La tarea del maestro se sabía muy bien; tenía la responsabilidad de organizar el conocimiento de una manera estructurada, empleando por lo general tales principios de ordenamiento como el paso de los simple a lo complejo, de los conocido a lo desconocido, comunicándoselo a los alumnos, sea oralmente, o escrito en la pizarra o haciendo que leyeran en  libros o mapas. Los alumnos debían de aprender de memoria esta información, y por lo mismo se empleaba el coro y otras técnicas mnemónicas, pensándose que con el tiempo la mete se organizaría como era conveniente, conforme al paradigma paralelo de la objetividad ordenada del mundo exterior. En fin, el propósito de l enseñanza era lograr una pauta verbal, y simbólica del conocimiento en la mente supuestamente receptiva del niño. Este método de la enseñanza, de manera especial porque eran comunes las clases numerosas, significaba que los niños tenían que estarse sentados quietamente para poder captar las palabras del maestro. Se premiaba la pasividad; por lo que el maestro tenía un cometido mas, que era el de mantener el orden. En la escuela de aquella época había pláticas complementarias de premios y castigos, bajo la noción general de disciplina. La motivación se convirtió en una actividad pedagógica importante, entendiese por esta que el maestro suputara en el niño el interés de la materia que se debía aprender. Las recompensas con frecuencia asumían la forma de una extensión de trabajo que ulterior, hasta el grado que se permitía el niño abandonar la escuela antes de que sonara la campana. Los castigado operaban a la inversa, y así cuando no se lograba aprender, generalmente se acrecentaba la carga laboral que el niño no había logrado concluir, o se recurría a la so taina o a la vara.
La educación tradicional según asevero una y otra vez, era autoritaria; se fundaba en que el alumno necesariamente tenía que depender de la mente y voluntad de otro. Todo el concepto y la práctica de la educación, debía cambiar radicalmente.
Sostenía que toda la educación debía ser científica en el sentido rigurosa de la palabra, la escuela debía de convertirse en un laboratorio social donde los niños aprendieran a someter la tradición sometida a pruebas pragmáticas de la verdad; el conocimiento acumulado por la sociedad debería haberse operar de manera palpable. La escuela debía desarrollar en el niño la competencia necesaria para resolver los problemas actuales y comprobar los planes de acción del futuro desacuerdo con un método experimental. La base de la teoría educativa de Dewey no es metafísica en el sentido tradicional, sino que más bien comienza su tesis desde un punto de partida antropológico y psicológico. La vida afirma, busca su propia razón de ser, que el hombre procura mediante la sociedad organizada. La educación es fundamental porque permite que el individuo mantenga su propia continuidad, aprendiendo la supervivencia y de desarrollo a partir de la experiencia acumulada por su grupo.
El niño, cuya característica dominante es la plasticidad, a de mantenerse en esa tesitura; debe ser animado a que siga esta proclividad “natural”, a buscar, inquirir, explorar y sumergirse en el ambiente y aprender de la experiencia. Esto conduce, a un crecimiento, entendiendo por ese concepto fundamental la noción de la forma más deseable de comportamiento humano. El hombre a de buscar responder creativamente. De esa manera vio la historia y toda enseñanza organizada como “asignaturas”, taxonomía de soluciones previas. Así, el niño debía de aproximarse a las asignaturas, como a conjuntos de material que mantenían nexos posibles con la acción futura; eran materias que no se debían reverenciar y aprender de memoria por ser lo que eran, la enseñanza escolar era pura mente verbal, de mantener que los niños memorizaban las cosas sin saber lo que decían. Actividad es uno de los termino clave de Dewey; es la característica humana dominante. Dewey considero la vida como una secuencia continua de retos. La ciencia, la tecnología y la industria estaban brotando, y las verdades de ayer iban siendo sobreseías rápidamente por los adelantos de la investigación experimental. Dewey derivo otra de sus grandes ideas educativas: la educación debía estar en consonancia con la sociedad, la que en ese tiempo era una democracia industrial en desarrollo. la educación en si debía ser un proceso democrático de actividad conjunta, guiada por la forma más excelsa de solución de problemas jamás ideada: el método científico. Dewey concebía la escuela como un laboratorio, no como una destilaría, y el aprendizaje como experimentación y búsqueda de lo desconocido, no como una absorción pasiva de “hechos” exteriores. Desapareció la mesa del maestro y se permitió a los niños que se levantaran, que se movieran y hablaran, al tiempo que estudiaban asuntos relacionados con la vida.
El hombre democrático debe alcanzar soluciones genuinas. Así siguiendo lo que creía que era el método científico, Dewey planteo una secuencia de cinco estadios del acto completo del pensamiento. La verdadera ciencia del laboratorio como frecuencia debe de construir hipótesis muchas veces antes de que lleguen las soluciones finales. Dewey se opuso siempre tanto de la metafísica tradicional, como a la tendencia constante de dar sustancia a las abstracciones. Dewey creía que si las escuelas basaran sus actividades en la investigación científica desaparecería una buena cantidad de obligación y  coerción, y se harían innecesarias, más bien redundantes, practicas falsas tales como la motivación, por lo contrario todo aquello que impedía la actividad creativa, como ocurre con gran parte del plan de estudios tradicional de las humanidades es potencialmente iliberal. Dewey sostenía que moralidad se aprende dentro de un contexto social observando las reglas correspondientes, y esas reglas en su teoría emergen de una experiencia conjunta y compartida. Así, el maestro es a la vez el alumno cooperativo, pero mayor y más sensato, consiste en auxiliar al niño a aprender los valores de la participación democrática.
ANALISIS
En esta lectura me llamo mucho la atención de cómo Dewey quería transformar la escuela en un laboratorio de estudio donde los niños pudieran cambiar todo como el de vez de estar sentados y callados podrían pararse y aportar los conocimientos que ellos tenias, así como el maestro que tenía que ser como uno más de los estudiantes, pero de tal forma enseñarles y auxiliarlos en las cosas que ellos tenían que aprender.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario